06
Sep

Cinco trucos para cuidar la piel tras el verano


1: LIMPIEZA DE LA PIEL

Nuestro rostro debe limpiarse por la mañana y por la noche con leche limpiadora y tónico. 

¿Un consejo? Guárdalos en la nevera para favorecer un efecto refrescante y tonificante, así esta rutina se convertirá en un momento de placer.

2: HIDRATACIÓN Y NUTRICIÓN

Serums y cremas con gran carga de anti-oxidantes como vitamina C y té verde.

Humectantes como el ácido hialurónico, la glicerina y la urea.

Y agentes reparadores como el colágeno, la elastina y los aceites botánicos naturales. 

Éstos compuestos deben de estar presentes en tu tratamiento reparador.

3: PROTECCIÓN

Utilizar protección de calidad es la máxima norma este verano.

No debemos querer conseguir un tono excesivo de color pues no resulta atractivo y a la larga genera problemas de salud.

Así que recuerda: cada dos horas repetir la aplicación del producto y no excedernos del tiempo de exposición al sol.

4: REPARACIÓN

El sol, el mar, el cloro, el viento… Causan agresiones a nuestra piel, por ello es necesario aportarle principios activos anti-oxidantes y reparadores. Los serums y cremas ricas en ácido hialurónico, colágeno, elastina, soja, vitaminas y aceites nutritivos deben aplicarse cada noche. Las mascarillas hidratantes pueden ser solo de diario.

5: INTERNAMENTE

Beber agua, comer frutas, verduras, cereales, proteínas… Todo ello nos hará mantener el equilibrio interno óptimo y nos asegurará un aporte de antioxidantes, proteínas, carbohidratos, vitaminas y grasas adecuado que repercutirá en la belleza y fortaleza de nuestra piel.